jueves, 15 de enero de 2009

Un castigo muy original


“Quédate siempre detrás del hombre que dispara y delante del hombre que está cagando. Así estás a salvo de las balas y de la mierda.”
- Ernest Hemingway





1




La Biblia es un compendio de chifladuras. La más chiflada de todas, es esa donde se afirma que el castigo que Dios le dio a Adán y a Eva por comer el Fruto Prohibido fue la del exilio del Paraíso Terrenal, o sea, tener que ganarse el pan con el sudor de su frente y la tontería esa de que sus hijos nacerían con el Pecado Original.


More...De original no tiene nada esta historia. De verídica, menos. Lo que yo creo (lo cual es una verdad absoluta y apabullante si le echamos una ojeada al modus operandi de Dios a través de la historia; véase las lluvias de fuego, los maremotos, las plagas, los muchos infanticidios, las úlceras, las órdenes y amagos de infanticidio a Abraham, etcétera) es que el Creador, soberbio y rencoroso como el que más, al ver que sus mascotas favoritas habían comido una manzana de su árbol exótico, montó en cólera y, con esa mente retorcida y perversa que posee, se le ocurrió el peor de los castigos: el culo.

El hombre moderno, civilizado y metrosexual de hoy día subestima este castigo, es decir, ven con indiferencia que tanto hembras como machos deban expulsar de su cuerpo kilos y kilos de mierda por los siglos de los siglos, amén; pecata minuta, todo por créenos muy listos porque salimos de las cavernas, abolimos la esclavitud, dejamos de darle cicuta a los filósofos, de prenderle fuego a los científicos y astrónomos, sobrevivimos al baño de sangre de la Revolución Francesa, creamos constituciones, la democracia, la Ley Federal del Trabajo, inventamos la televisión, el Internet, el YouTube y un santuario para cagar a gusto llamado “baño” donde están los tres mejores inventos de la humanidad: el bacín, el Charmín y el destapacaños.

Incluso (cumbre de la civilización humana), le pagamos carretadas de dinero, dejamos que se reproduzcan y se casen con nuestras madres, hermanas e hijas, y (¡esto es el colmo!) les llamamos doctores a los enfermos que sienten infinito placer por meternos el dedo en el culo cuando cumplimos 40 años.

A mi me disculparán, pero tener culo y todo la parafernalia que conlleva poseer ese oscuro orificio entre las nalgas, es un asco. El culo es un invento demoníaco. Dantesco. Horripilante. Y las personas que dicen que cagar es un placer, en realidad no son más que unos enfermos. Todos ellos. O lo que es lo mismo: los curas, los descendientes directos del imbécil que se inventó en la Biblia el Pecado Original, aquel pervertido (me niego a llamarlo atleta) que se cagó en mitad de la calle en la prueba de caminata en la Olimpíada de Seúl ‘88 teniendo el pésimo gusto de finalizar la prueba sin limpiarse el culo (orillándome a ver todas las Olimpíadas venideras con el alma en vilo y con una cubeta de plástico a mi lado por si tengo que vomitar por culpa de otro “atleta” que piense que cagar vía satélite es algo bonito), mi amigo Paco y mi hermano.


2


Mi amigo Paco era un joven con cuerpo de linebacker, o lo que es lo mismo en castellano: un apacible gordito con fuerza de oso.

-Ayer me eché una cagada patriótica –me dijo.

Según Paco la cagada patriótica es cuando tu mierda tiene tres diferentes colores: los colores de la bandera nacional.

En resumen, esa fue mi vida durante toda la secundaria. Paco platicándome a la primera hora de cada mañana las múltiples cagadas que existían en el mundo.

Lo que más me gusta del día no es rezarle a Dios sino contemplar todas las mañanas mi cagada en el bacín –me confesó Paco muy contento-. Es algo hermoso. Sublime.

Como en la secundaria fui un adolescente muy solitario, tímido y enclenque, mi único amigo fue Paco, y para no perder su amistad (y sobretodo su protección) tomé la personalidad de mi hermano. Así fue como sobreviví a la cruel y agreste secundaria: hablando ocho horas al día durante tres años consecutivos de las obras de arte que me salían del culo, o mejor dicho, que le salían del culo a mi hermano.


3


Si uno es observador termina por descubrir (un consuelo devastador) que siempre hay un enfermo en cada familia. No hay pierde. Estos enfermos aseguran que no hay mayor placer en esta vida terrenal que cagar.

Durante muchos años mi hermano fue feliz. Obviamente les estoy hablando de tiempos hasta minutos antes del día que se mudó a vivir bajo el mismo techo que su mujer. Mi hermano era Adán antes de conocer a Eva. Iba a su aire. Inmortal. Invencible. Un semidios. Además era un tipo cultísimo. Un sabio. Casi un filósofo. Pasaba horas encerrado en el baño leyendo. Desde luego, mamá y la sirvienta pagaron el abominable costo de esta educación sui géneris. Durante fragorosas horas, mamá y la sirvienta, armadas con guantes de goma, destapacaños, ácido muriático y otros menjurjes tóxicos, combatían las gigantescas y variopintas bestias que se resistían a irse de este mundo por el caño.

Al cumplir la mayoría de edad, mi hermano (ignoro si por creerse un hombre de verdad o porque mamá sufrió escoliosis) empezó a hacerse cargo por propia mano de sus monstruosas creaciones. Recuerdo que la primera vez que salió del baño tenía la cara pálida y devastada como la de las adolescentes cuando salen de una clínica de abortos clandestina. Sin embargo, a la semana empezó a agarrarle el gusto al destapacaños. Incluso se alimentaba con raciones dobles de comida no por ser un gordito sino para buscar un rival digno que le diera batalla y del cual pudiera sentirse orgulloso.

-¡Ven a ver esto, te lo ruego, no te lo puedes perder! –exclamó un día para que lo acompañase al baño; sus ojos eran los de un padre orgulloso que apunta tras el cristal de la sala de maternidad la incubadora de su primogénito macho.

Existen registros fotográficos. Cantidad. Les digo que mi hermano es un enfermo. O tal vez sea que yo soy un ignorante.

-Eres un ignorante, se llama arte moderno –me dijo indignadísimo P (otro enfermo) al ver que casi me vomito al sacar de su librero un inmenso y gordísimo libro de pastas acolchonaditas blancas, de lo que ingenuamente creí eran varios cientos de páginas con pinturas hermosas, pero que en realidad eran carpetas, todas ellas ilustradas con fotografías enormes y panorámicas de trozos de mierda flotando en retretes, que a su vez, contenían dentro de cada carpeta, decenas y decenas de fotografías pequeñas de otros trozos de mierda de diversas formas, colores y texturas.

Lo que es la vida, mi hermano, de haber nacido unos kilómetros al norte del Río Bravo hubiera corrido con mejor suerte. La gente valoraría lo que hace. Le aplaudirían. Y mucho. La clase alta e intelectual neoyorquina lo asediaría en mitad de la Quinta Avenida para pedirle autógrafos. Desgraciadamente, aquí, en el tercer mundo, tengo que almorzar con él. Y justo mientras comemos frijol con puerco, pozole, puchero, o cualquier otra comida mexicana que parezca salida del culo de un gigante con diarrea que cagó dentro de las ollas de mamá, dice lo siguiente:

-Que buena cagada me voy a echar al rato –y se acaricia el vientre de modo maternal.

Aquello es el prólogo del infierno.

Las dos horas siguientes son una remembranza y un conteo minucioso de sus mejores cagadas. Un especie de Top 10. O mejor dicho, un Top 50. O Top 100 si sale dadivoso y cuenta las cagadas más vergonzosas y espectaculares de familiares, amigos y amigos de sus amigos.

Imagino que mi hermano sólo almacena en su memoria las historias que más le impactaron o marcaron su vida para siempre.

-El otro día me topé en el hospital con un tipo que llevaba en brazos un frasco enorme de mayonesa –dijo con ojos resplandecientes-. Dentro había un cerote del tamaño de un león marino bebé.

-¡Coquito! –exclama mamá escandalizada.

-Ay, cagar es lo más natural del mundo –se defiende mi hermano tragando una enorme cucharada de fríjol con puerco.

Sin embargo, el horror muestra su verdadero rostro justo cuando tenemos invitados por cuyo torrente sanguíneo no corre sangre de nuestra familia. Un ejemplo muy ilustrativo fue una ex novia, la única mujer con la que tenía verdaderas intenciones de casarme y sentar cabeza.

-Mi vida, ¿te gusta el pescado? –le preguntó mamá a la mujer que no llegó a casarse conmigo.

-Amo el pescado, señora –dijo el amor de mi vida tomándome candorosamente de la mano por debajo de la mesa-, lástima que en el DF el pescado y los mariscos sean malísimos.

-Ay, mi cielo, eso es porque ustedes no tienen mar –dijo mamá con una sonrisa-, cuando pruebes mi comida ya verás como no paras de comer.

Todo marchó en orden hasta que llegó mi hermano y preguntó qué comeríamos y entonces se le iluminaron los ojos; síntoma ineludible de que un bello recuerdo le vino a la mente.

-Mamá, ¿tienes Pepto-Bismol?

-En la gaveta de las medicinas, Coquito, ¿por?

Hay días en los que sospecho que mamá no es que sea tonta, sino que está coludida con mi hermano para que yo nunca sea feliz con una mujer.

En un monologo irreproducible (no por falta de talento sino más bien para ahorrarles un trauma psicológico severo) mi hermano relató que algo que comió en la calle le cayó muy mal y estuvo en el baño por más de dos horas.

-Ya sabes de qué tipo de cagada te hablo, ¿verdad, Rodrigo? –me preguntó mi hermano.

Fingí no haberlo escuchado. La mujer que todavía era mi novia (aunque ahora tenía dudas) abrió los ojos sin dar crédito a lo que escuchaba en la mesa. Mi hermano, por su parte, relató con minuciosidad la consistencia de su mierda. Nos informó que al principio era un poco blanda.

-Al final fue como si estuviera orinando por el culo –dijo mi hermano con gestos y señas muy elocuentes.

Mamá llegó con la comida: pan de cazón.

-Toma, hijita –le dijo mamá a su nuera-, está riquísimo. Come.

Mi novia dudó y luego de unos segundos interminables se arriesgó a probar un pequeño bocado. Sus dedos de la mano presionaron con fuerza mi muslo. Masticó el alimento. La amaba con todas mis fuerzas porque nuestro amor era recíproco, ella tragó deprisa con los ojos cerrados mientras mi hermano relata que el otro día tuvo que parar en una gasolinera porque su estómago no aguantaba más y con horror y placer descubrió que el único bacín de la estación estaba lleno hasta el tope (perfectamente intercaladas) de varias capas de mierda y de papel higiénico.

-No había agua –dijo mi hermano-. La verdad sea dicha, yo colaboré con aquello, primero tapicé con papel de baño la última cagada, ya saben, para que no me vaya a salpicar…

Mi ex novia corrió al baño tapándose la boca con una servilleta.

-Ay, sí, que delicada tu novia –me dijo mi hermano muy indignado-. Por eso yo no confío en las extranjeras.


4


Pasados los años me mudé de casa para no tener que vivir con un enfermo que tapaba todos los días el caño del bacín con kilos de mierda. Sobra hacer la aclaración que la mujer de mi vida me abandonó porque dijo que yo era un enfermo por haber aguantado vivir tantos años de mi vida con una familia subnormal.

En mi exilio, alejado de eventos relacionados con la mierda, descubrí que el destapacaños es un invento subestimado por la humanidad, tanto o más como lo son los anteojos, el cepillo de dientes y el cortaúñas. Esto lo sé cada que me siento en el bacín de casa de mis ex novias, recordando una vieja historia que a mi hermano le gusta relatar con mucho ardor y añoranza.

A finales de los años setentas la hermana menor de papá estaba apunto de casarse. Evento inaudito y poco frecuente en su familia, ya que todas sus hermanas (seis o siete) eran unas solteronas amargadas, excepto la mayor, que logró reproducirse. Iris, la hermana menor, organizó una fiesta muy elegante e intima para darle la noticia a sus padres de que se casaría con Armando, su novio. Armando era un cuarentón viudo, bastante educado y sumamente penoso que apenas cruzó palabras con sus suegros y cuñadas durante la cena. Antes de que llegara el postre, Armando pidió permiso para utilizar el sanitario.

-Al fondo a la derecha –dijo una de sus cinco o seis cuñadas.

Los postres llegaron y Armando no aparecía.

-¿Por qué tardará tanto el novio? –preguntó al aire una de las cinco o seis hermanas de Iris.

Cuando Iris se puso de pie para ir a ver qué ocurría con su prometido, una sombra fugaz atravesó el comedor casi tan sigilosa como un fantasma, pero al mismo tiempo tan resbaladiza y babosa como la estela que deja un caracol en su andar. “Paf”, se escuchó el portazo de la puerta principal de la casa. Luego el rumor de un auto encenderse en la cochera y acelerar con un chirrido de llantas.

En la mesa todos quedaron con la boca abierta. La hermana menor de papá siguió el camino que había tomado la silueta fugitiva. Era un sendero húmedo que iba de la puerta principal de la casa hasta la puerta del baño de visitas. El baño estaba inundando. Del bacín salían borbotones de agua y pedazos machacados de mierda.

Armando Villamil Casares prefirió renunciar al amor de una mujer que al amor propio, es decir, regresar y dar la cara a una familia que tuvo que limpiar sus enormes cerotes por todo el corredor de la casa. Iris Solís Medina quedó soltera hasta la fecha porque su único prometido desapareció de la ciudad sin dejar rastro. O casi.


5


Mi hermano no se casó con una extranjera pero sí con una mujer que piensa (al igual que yo) que cagar es un asco.

-Por el amor de Dios, préstame tu baño –me dice mi hermano con ambas manos en el vientre corriendo rumbo al baño.

Vivimos en ciudades separadas por 193 kilómetros, y hay días en las que viaja dos horas a visitarme sólo para cagar como en sus viejas épocas de soltero, sin recriminaciones y sin ser desenmascarado por el amor de su vida como el enfermo que es.

Su matrimonio es un éxito porque está basado en un engaño monumental. Tras su candida apariencia de caballero esconde kilos y kilos de mierda que tiene que desalojar furtivamente lejísimos de su casa.


6


Desde las alturas (o quizás desde las profundidades), un ser Todopoderoso debe estar riéndose a mandíbula suelta. Nos castigaron con un orificio tenebroso y no veo a los premios Nobel de la ciencia trabajando en remediar esta situación. Hoy día el ser humano puede ser convertido de negro a blanco, de hombre a mujer (o viceversa, aunque con menos éxito) o aumentar de talla el busto o de tamaño el pene o modificar a su antojo cualquier parte del cuerpo que desee; sin embargo, con el tema del culo, no hay ni un solo avance.

En el mundo siguen existiendo los niños cuyos profesores no los dejan salir al baño y terminan por cagarse en sus pantalones mientras decenas de compañeros los señalan y se ríen y bautizan con sobrenombres inolvidablemente divertidos pero al mismo tiempo crueles. Para no ir más lejos yo podría nombrar a ciertos empresarios prominentes y respetables de la sociedad que se cagaron y lloraron como unos bellacos en la primaria. Naturalmente, estos jóvenes empresarios habrán borrado los penosos recuerdos de su memoria, pero por fortuna, aún existimos personas que no olvidamos y siempre estamos dispuestos a echar una mano al baúl de los recuerdos y en los reencuentros generacionales de la escuela siempre sacamos el tema en la mesa:

-Ey, Carlitos, ¿recuerdas cuando te cagaste mientras recitabas aquella poesía de Amado Nervo?

Tampoco veo avances en materia laboral. Uno puede justificarse con el jefe diciendo que tienes cáncer, calentura o hepatitis. No así si dices padecer diarrea.

-Véngase inmediatamente a la oficina, Gutiérrez –le dice indignadísimo el jefe a Gutiérrez que llama desde el baño.

¿Acaso una enfermedad que se manifiesta en el culo no es una enfermedad grave? ¿Acaso los jefes creen que cagarse en la oficina es algo que ocurre todos los días como puede ser estornudar en mitad de una junta?

Incluso Tuky, mi perro (que en paz descanse), en su senectud, sabía que cagar era algo malo. Vergonzoso. El pobrecillo avanzaba lentamente escaleras abajo y sin tiempo de salir a la terraza, en contra de su voluntad, dejaba un sendero de cerotes verdes, aguados y apestosísimos.

Abochornado, Tuky nos miraba de reojo con sus ojos de perro diciéndonos:

-Por el amor de Dios, un poco de privacidad no me vendría nada mal; cuando tengan mi edad, ya verán, humanos de mierda.

75 comentarios:

V.Corona dijo...

¡No pude parar de reír!, es curioso darse cuenta que en ésta sociedad hipócrita (ni modo aquí nos tocó vivir) la verdad cause tanta hilaridad.

¡Saludos!

Bárbara dijo...

Rodro:

Mi vuelta a tu blog fue medio mierda...je,je,je.

Fue muy divertido, pero lo sufrí un poco, bah, mucho... tengo una mente muy vívida y la verdad es que no me resultaron tan gratas taaaantas imágenes tan variadas de heces que no sean mias o las de mi perro.

Igual ya te extrañaba, beso!

Laura Baeza dijo...

jajaja cuánta risa me dio este. Está buenísimo, todos conocemos gente que adora contemplar su mierda y disfruta a placer lo que se relacione con desechos corporales.
Haz otro parecido!!! jaja

Karate Pig dijo...

pinche rodrigo... ya no me pude terminar mi pizza...

bueno, al menos me recordó unos experimentos que quizás podría realizar tu hermano:

1
comerse un cubo de rubik y cagarlo resuelto..
2
comerse unas pochitoques y ver si puede cagarlas de 2 metros y sabiendo karate, digo para que nos de una mano contra la inseguridad
3
comer pelotas de golf y cagar una lorena ochoa que con la millonesima parte de lo que gana financie el viaje de los pildoritos a ver el concierto de radiohead

saludos

Rodrigo Solís dijo...

V.Corona: me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

Bárbara: yo igual te extrañaba, muchos besos y mil gracias por mandarme el libro de Hernán Casciari. Una maravilla. Me hiciste muy feliz el año nuevo.

Laura: lo haría pero vengo de una fiesta de políticos y pese a pronóstico muchos me preguntaron de qué color es mi mierda. No puedo arriesgarme a hacer otro escrito.

Karate Pig: jajaja, mi hermano que visita este blog (pero nunca comenta) tomará nota. Te lo asegura.
P.D. ¿Qué son pochitoques?

Eduardo R dijo...

Bravo!!

En lo que a mí respecta, tú tienes derecho a hablar de lo que quieras.

Saludos,

Rodrigo Solís dijo...

Eduardo R: Gracias, un fuerte abrazo.

wilberth herrera dijo...

jajaja, la caca siempre causa risa, y más cómo lo cuentas. Tal vez nos causa risa porque es algo penoso que todos hacemos y que no podemos salirnos de ahí.
Yo tengo la idea de que cuando morimos, no nos castigan por el resultado de nuestras acciones, sino por lo que cagamos.

Rodrigo Solís dijo...

Wil: interesante teoría.

Luis Rivas dijo...

Estimado señor Solís, a ver cómo se lo digo: no me importan nada sus opiniones, así que, por favor, deje de enviarlas de una vez. ¿Quién se cree? ¿García Márquez? Y menos para lesionar la libertad de culto y no respetar las creencias de una parte importante de la población. Se sentirá muy orgulloso. Seguro que es el más guay de su círculo macarra. Venga, déjeme en paz, se lo ruego y no me torture más, que no me importan sus opiniones, y creo que al 100% de las personas que las reciben, tampoco. ¿Quién es usted? ¿Qué firma tiene?

Rodrigo Solís dijo...

Luis: No sabía que la mayoría de la población le rendía culto a la mierda. Una sincera disculpa por ofender a su dios el culo.
P.D. si no le gusta lo que escribo, no me lea. Hay una función en el correo que puede enviar mis mails a la bandeja de correo no deseado. Pero para evitarle molestias nuestra corporación maligna ya le ha dado de baja de nuestra base de datos.
Besitos.

Yamile dijo...

Hola Estimado Rodrigo, ya tiene algun tiempo que no te escribo lo cual no significa que no lea tus notas. Se que para contestarte cada una de ellas necesitaria minimo una semana entera porque haces tal provocación a mi escaso intelecto que prefiero abstenerme antes de embarcarme en una travesìa sin fin.
Ahora te comento que, contra toda probabilidad estadìstica, creo haberte visto ayer. Me llama el hecho la atención porque creo serìa la segunda vez que te verìa en la ciudad (la primera fue en el aniversario) y eso que ésta es bastante chica.
Pero si mi memoria no me falla creo eras tu, en un volkswagen blanco que se estaciono frente a san francisco de Asis, tienda. Esto es muy especifico porque me estacionè justo antes a unos coches antes de ti.

Así que pues, un saludo grande y te aseguro, de nueva cuenta, ahora que he leido este ultimo email, que si no fuera porque tengo un informe que entregar, te rebatirìa varias aseveraciones. Gracias a Dios (y doy muchas gracias) soy médico y miro al cuerpo de otra forma y me miro de otra forma.

ciao

Rodrigo Solís dijo...

Yamile: en efecto, era yo. Fui a pagar mis impuestos. El mundo está loco y ciertos periódicos me pagan por escribir sobre la mierda. Un beso grande.

Felipe dijo...

Hola, feliz año. Muy bueno, pero no podemos olvidar que es una necesidad fisiológica de todo ser humano. Lo que no es correcto como señalas es mofarse de ello pues es algo muy privado de cada persona y pues no hay que andar contando como hacemos o no. Te mando muchos saludos.

Rodrigo Solís dijo...

Felipe: no me mofo, me quejo. Un abrazo.

Dhyana dijo...

qué escatológico. Podrías leer "el libro de las cochinadas" de Julieta Fierrro y Juan Tonda (eminentes divulgadores de la ciencia) para que no te traumes tanto.
Por cierto, hay otro invento muy útil: el desodorante de baño (aunque de todas formas no nos salvamos de lavar la taza cada x dìas, ¡fuchi!).

Rodrigo Solís dijo...

Dhyana: muy cierto, el desodorante es básico. No tener un desodorante en el baño puede ser la pequeña olorosa diferencia entre conseguir pareja o pasar el resto de tus días oliendo tus propios pedos.

Luigi dijo...

Hasta para lo escatològico eres muy original y no se diga divertido. CAsi emulo a tu hermano pero de risa. Gracias.

Rodrigo Solís dijo...

Luigi: gracias, pero no lo digas en voz alta que luego mi hermano se va a crecer.

carola dijo...

Upsss!!!! simplemente....Q CAGADA DE RELATO!!!!! saludos, confio en q el siguiente sera mejor.

Rodrigo Solís dijo...

Carola: yo también lo espero.

Edicson dijo...

Caga el Rey, caga la vaca y hasta el escritor mas asqueroso caga
jajajajaj estubo bueno lo de tu tia jajajaj me acuerdo y me rio de nuevo jajajaj te hiba a hablar sobre una cagada pero no kiero ser yo quien sea el culpable de ke vomites sobre tu teclado jajajajaj estubo muy bueno este mail

Rodrigo Solís dijo...

Edicson: con confianza, estamos entre amigos, mi asco es a prueba de todo. Tuve un buen mentor en mi hermano.

ruben dijo...

Hola:
Considero que el que considera admirar y platicar de como son sus evacuaciones necesita algo mas en que entretenerse, mas sin embargo para que tu lo consideres impropio, pienso que le dedicaste demasiado tiempo a escribir de eso. No lo hagas de nuevo.
un saludo

Rodrigo Solís dijo...

Ruben: lo intentaré, pero no prometo nada.

mariana dijo...

Joder!! por algún lado tienes que eliminar todo lo que te tragas.

La biblia es palabra de de Dios.

Necesitas urgente un poco de terapia, porque tanto cagar como hacer el amor son hehcos privados, personales, que la verdad no tienen que saber los demás.

Ve a un doctor, seguro resolvera tus problemas de estreñimiento.

Todo esto te lo digo porque considero que eres una persona inteligente y no tienes que estar exponiendo tu intimidad de esta manera.

Con todo respeto.
atte
mariana

Rodrigo Solís dijo...

Mariana: mi psiquiatra me dijo que creara un blog o que me cortara las venas. Elegí la primera opción porque soy un cobarde que no cree en Dios.

Gustavo dijo...

Rodri Feliz Año estan atoda madre tus escritos,historias, relatos.

Rodrigo Solís dijo...

Gustavo: gracias mi querido hermano. Un abrazo grande.

Eva dijo...

entre la basura y la buena lectura...


Estimado Amigo:

Con todo respeto tengo estas líneas para ti.

Si alguien insultara tu persona y dijera que eres parte de esos seres indeseables a los que se les habla por lástima, por "no dejar", porque nadie los quiere, porque son una basura y en realidad su persona, su ideología y su forma de escribir no valen nada porque son pura mierda... te molestaría?

Creo que NO. Y harías muy bien. Tuve que gastar valiosos minutos [como en muchas otras ocasiones] para leer una disertación estúpida, creada en un momento de ocio intrascendental para la mayor parte de los pensantes, en los que incluyo a ciertos animales inteligentes y a mi, por supuesto.

Yo te podría decir que estaría muy de acuerdo en que Adolfo Hitler, con quien comparto día de nacimiento -más no año-, hubera asesinado a todos los que al vivir su "libertad de expresión" hicieran uso de ella para decir tantas pendejadas y estupideces, pero bueno... que bueno que no sucedió eso porque sino, ya sabríamos quién encabezaría la lista, ¿verdad?

A decir verdad, mi personalidad me acerca a la ideología de Hitler. Sí, he de confesar que fue atractiva y coquetee con ella. Leí mucho acerca de este personaje, mucho antes de que llegara al poder. Cómo su debilidad y siempre inseguridad lo llevó a hacer lo que hizo.

El punto es, mi estimado y diarréico cerebral bloguero, qué, cuando yo conocí a Dios y por consiguiente a Jesús, entendí muchas cosas y comprendí otras tantas. Gracias a Dios vivo, respiro, tengo un trabajo que me permite vivir bien, soy feliz, en mi vida no hay crisis existencial ni pendejadas parecidas a las que leo en tu blog.

Entonces supe porqué estupidamente los hombres le reclaman tantas cosas sin conocimiento de causa. Es como en la ciencia, si no sabes, obviamente eres un ignorante.

Asi, por alguna manera decirlo, se aplica a las cuestiones de Dios. No soy católica, así que no hablo desde este punto de vista, que si se me valiera decirlo diria que el ignorante común y corriente confunde la tradición mexicana agachista con Dios. Y no, nada tiene que ver una cosa con la otra.

Yo soy creyente de Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo, de ahi en fuera se que la madre que te parió fue María, como la mía y la de muchos. Es la madre de Jesús hecho hombre y la madre de mi madre. Así que también creo en ella.

Los millones de personas que no conocen a Dios no pueden reclamarle nada, por el simple y sencillo hecho de que no le conocen. A través de tu escrito -lastimosamene incoherente y si, reflejo de tu gran inteligencia- me doy cabal cuenta que NO lo conoces.

Tu irreverencia no es irreverencia, es ignorancia. Y la ignorancia salva...

Ciertamente mi primera intención fue no escribir nada, pero pensé, si te tomaste tanto tiempo para escribir tu diarrea cerebral, pensé: por qué no?

Las palabras necias son símbolo de hombres tontos.

Con un respetuoso saludo,
Eva

Rodrigo Solís dijo...

Eva: caramba, y yo que pensé que fuera del Paraíso Terrenal no tenían acceso a los blogs. Gracias por leerme. Salúdame a papá, dile que lo quiero mucho y que ilumine a un científico alemán para que se invente una Aspirina-Pepto-Bismol para que yo deje de padecer estas terribles diarreas cerebrales. Un beso grande.

Mussgo dijo...

Jaja, no mames Rodrigo. Es increíble como hablar de mierda despierta la ira y la cólera de las personas. Lo que más me sorprende es cómo meten la religión Católica. Me dió más risa leer los comentarios de esos puritanos como Eva. Que madre es esa que María es madre de todos, y el otro wey que gracias a Jesús no hay crisis ni problemas. Jajaja, deja me termino de reir, no mames.

Saludos.

Lus dijo...

Pues, no se a que te refieres, para las personas con culo glorioso nos es dificil comprender la historia.
Aunque podria apostar que todos tenemso un hermano que ha creado su propia biblioteca en el baño y que gasta más dinero en papel sanitario y destapacaños que en cualquier otra cosa. Si no me crees:
http://kikewaa.blogspot.com/2005/06/historia-de-un-papel.html
Ya me diras si no es un gozo!!

Rodrigo Solís dijo...

Mussgo: en efecto, mi madre se llama María, pero creo que Eva se refiere a otra María, más poderosa y más vieja.

Lus: debí leer la historia de mi simi cuñado antes de escribir mi letanía en contra de la mierda.

Eduardo Huchin dijo...

Me pregunto si tu amigo Paco no habrá creado (de una forma espontánea o quizás un poco planeada ¿qué comió esa mañana?) la obra plástica equivalente al poema "La patria entre la mierda" de Sergio Witz.
Qué cagado.

Rodrigo Solís dijo...

Eduardo: es verdad, ese Paco era todo un artista. Estoy seguro que planeaba cada una de sus cagadas de modos insospechados.

Felipe dijo...

Hola, entendí que no te estabas mofando, me refería a la actitud de tu hermano, que difícil debió de haber sido la convivencia. Saludos

Rodrigo Solís dijo...

Felipe: como no tienes una idea, y lo sigue siendo, cuando me visita a la hora de comer.

Eva dijo...

Hola mi estimado:

Te quedaste corto. Fuera de tu paraíso terrenal existe la alta tecnología, desarrollada con los más altos estándares de calidad, que hombre alguno tendrá acceso jamás.

La pepto-pastilla existe y se llama SABIDURIA, con ingredientes de conocimiento, sensatez, autocontrol, autoestima, pasión verdadera y por supuesto inteligencia y la mejor de todas sencillez absoluta.

Con mucho gusto te saludo a tu papá, si fueras tan amable en decirme quien es o quien fue, porque yo lo desconozco. Que si te refierres a Dios, no lo es. No poque seas cuadrípedo tienes derecho a llamarle Padre.
Sólo aquel que lo conozca y le respete podrá dignamente llamarle Padre y no ser siervo. [Y no me refiero a cuadrarse ante Él como militar, sino con amor].

No me atreverería yo a darte un consejo, pero en mi muy humilde opinión deberías aumentar tu conocimiento general y cultural leyendo la Biblia, pero no como lo hacen los eruditos sapientos, sino de verdad, con sencillez y humildad. En este libro aprenderas poder, autocontrol, sabiduría, manejo de crisis, de dinero y personal, de negocios, como llevar un blog, como respetar a los demas y respetarte a ti mismo. Ni hablar de geografía, historia, civismo y todas las áreas del seminario Franklin Covey [pirateadas de aquí] en las que te enseñan como administrar mejor tu tiempo y no hacérselo perder a los demás.

No se porqué me llega tu columna a mi correo, no tengo idea. Pero la que leí ayer me indignó.

Para finalizar sólo te diré: Si tu tuvieras un amigo o amiga o a tu misma madre o padre al que amaras verdaderamente [porque tu simpleza me hace pensar que no] y alguien viniera a insultarlo y decirte [...] <-- todas estas cosas que no queiro escribir de ellos, ¿no te molestarías?

Yo si, porque en mi cerebro hay energía y en mi corazón pasión, así es que por eso yo defiendo a quien amo, y en este caso es a Dios Padre, Jesús hijo y al Espíritu Santo...

No, amigo, esto de amar a Dios ya no es como antes. Tampoco es como las guerras santas, que de santas tienen lo que yo de buena y en las cuales pero por supuesto que nunca fueron de Dios, solo los ignorantes siguen insistiendo en lo mismo.
Pero cuando hay algo que realmente te gusta o amas en la vida, hay que luchar apasionadamente por ello.

Ahorita, estoy enojada por tu blog, pero ni modo que te invada como Israel a Gaza o Estados Unidos a Irak, poco me puedo cobrar de ti.

Tal vez cuando esté de otro humor te felicite por tener las agallas de escribir lo que escribes... y que todavía pretendas que lo leamos!!

Saludos cordiales y muy amistosos,
Eva

Rodrigo Solís dijo...

Eva: ojalá puedas citarme algún versículo o pasaje o página exacta de la Biblia donde algún israelita o fariseo o profeta me diga cómo llevar un blog, es en serio, no me caería nada mal un buen tip milenario para levantar el raiting de mi blog. Gracias. Y saludos felices.

Mariana dijo...

Jajajajajajajjaa.
Oh my God!, no me explico como un chico tan bueno como tú, no se a resignado a los designios divinos, yo estoy en eso jajajajajajaja, espero algún día superar todas mis ataduras, inventadas por la mercadotecnia moderna y globalizada.
besos

Marcos dijo...

Eva deja de decir pendejadas. A nadie le interesa tu enferma vocacación a la religión y a la biblia. La biblia sólo ocasiona que te distorciones de la realidad y te hace más pendeja de lo que eres.

Por cierto,no creo que a Rodrigo le enoje que insulten (si a eso llamas insultar) a su familia como tú dices. Es lo suficientemente inteligente para ignorar esas pendejadas.

Mejor ignora esta lectura que tanto mal e hace y todos en paz.

Anónimo dijo...

"Si tu tuvieras un amigo o amiga o a tu misma madre o padre al que amaras y alguien viniera a insultarlo y decirte [...] <-- todas estas cosas que no quiero escribir de ellos, ¿no te molestarías?"
Bueno, si mi padre fuera un genocida (el Diluvio no creo que haya sido algo así como una chapuzón para todos, ¡un día de alberca, pero sin derecho a negarse!) quizás admitiría dos o tres insultos razonables.

Karate Pig dijo...

Rodrigo

cada vez me sorprende más la necesidad de algunas personas por ser escuchadas,
sobretodo fuera de la hipocresía que la sociedad mexicana exige para poder sobrevivir, mira que hasta un blog perdido en la inmensidad del ciber espacio sirve de válvula de escape, aunque sea para propaganda religiosa..

Chale, tan fácil que hubiera sido aceptarle su Atalaya cuando fue a visitarte, ahora hasta en el blog te persiguen...

2.-
los pochitoques son la tortuga regional del sur de veracruz, pensaba que en Campeche también así los conocian, la idea es que tu hermano comiera algunos para cagar unas tortugas ninja versión Sureste que te den una mano con tantos enemigos de tu blog, sobre todo con los fundamentalistas religiosos.

pd.- una duda.. después de que tu hermano toma bagnos de sol...
caga rayos laser?

Rodrigo Solís dijo...

Karate Pig: jajaja, desgraciadamente mi hermano siempre caga mierda. Kilos de mierda.

Gabriela dijo...

Hace tiempo mi hijo pequeño tenía la maña de decir a todos caca, caca, caca, cosa que molestaba de sobremanera a mi mamá, es muy delicada a la hora de escuchar malas palabras y leperadas (ha de ser igual que la tuya), pero un día olvidando la caca, el niño le dijo a su abuelo maldilto y al oírlo mi querida madre le dijo, ven para aca, lo agarro, lo miro a los ojos y con toda la seriedad que una abuela puede poner al oir una leperada le dijo , oyemee,escuchame bien, noooo vuelvas a decir maldito, por que eso..., ESO ES PEOR QUE CACA!!

Ahora ya dice peores cosas pero nunca maldito ni caca :)

Un abrazo

Rodrigo Solís dijo...

Gabriela: dile a tu hijo que mejor escriba todas esas malas palabras. Son más divertidas sobre el papel.

ano nima dijo...

Rodrigo: el culo no es un castigo. al menos a mi me gusta tener sexo por el culo , oral y penetración. Te sorprenderías el saber a cuantas mujere snos gusto tener sexo anal (te lo digo yo que lo he descubierto en platicas entre amigas). ¿Qué acaso no te gusta coger a la mujer por el culo? ¿No te gustaría que te chupen el ano?¿No quieres decubrir tu punto G?

Rodrigo Solís dijo...

Ano nima: por fortuna he experimentado todo lo que me preguntas. Todas ellas experiencias placenteras. Sin embargo, cambiaria ese placer con tal de que el ser humano no tenga que cagar nunca más. El mundo sería más limpio y acabaría el calentamiento global.

ROBERTO dijo...

HOLA RODRIGO, HACE TIEMPO QUE QUIERO ESCRIBIRTE PARA DECIRTE QUE NO ME PIERDO TU ARTÍCUÑO DEL PERIÓDICO. ¡ ¡ FELICIDADES !! SIEMPRE TE RECUERDO CON MUCHO CARIÑO. ESCRÍBEME PARA SABER COMO ESTAS.

Rodrigo Solís dijo...

Roberto: muchas gracias. Todo bien, aquí viviendo en la cosmopolita Campeche. Un Paraíso Terrenal. Un fuerte abrazo, cuando vaya a Mérida te echo un grito.

Eva dijo...

Empieza por Proverbios, cualquier duda estoy a tus órdenes.
Saludos,
Eva

Rodrigo Solís dijo...

Eva: lo haré, pero como soy un hombre que vive inmerso en dudas, yo soy el que está a tus ordenes.

martín dijo...

Rodrigo: eres un maestrazo. Me tuviste riendo... ahora me voy a comer. Provecho y feliz año!

martín

Rodrigo Solís dijo...

Martín: el sentimiento es mutuo. Por cierto, los científicos deberían ayudarnos a borrarnos el culo, o mejor dicho, inventar una capsula que elimine la mierda de nuestro organismo. Un fuerte abrazo y lo mejor en este año.

Anónimo dijo...

Eva:

¿Acaso no has cogido por el culo?? o también es pecado?

martín dijo...

Bueno... quizá te parezca de mal gusto señalarlo, pero el culo (no la mierda, en mi humilde opinión) puede también ser fuente de grandes placeres... La cápsula anti-mierda estaría genial, eso sí, e imagina la cantidad de agua que se ahorraría al no haber más excusados...

Rodrigo Solís dijo...

Martín: es verdad, el culo no tiene la culpa. El problema es la mierda que sale de él. Un fuerte abrazo. Seguimos en contacto.

wilberth herrera dijo...

no pueod creer la gentuza que te lee, y me refiero a esas que se ofenden. Esa eva empezó diciendo que le daba como gueva leerte, pero aún así se chutaba un comentario del tamaño del chiorizo de mierda que nos relatas, hasta scroll le salía a su comentario. Se queja y no aplica su queja.

Qué mierda. No entiendo por qué no hace lo que yo con sus comentarios, los salté y me leíe l resto.

Y todavía aquellos que se ofenden y qse quejan Porqué lo leen, pendejos y peor aún, ¡¡PORQUÉ COMENTAN!!

Ahora me van adecrique es sacrílego este blog, una cosa, queridos fanáticos religiosos ¿no su iglesia dice que el internet es pecaminoso?? entonces qué hacen aquí.

Mención honorifica merece la ija de hitler. ¡Qué cosas terribles dice!! primero se ofende y después habla de Hitler!! con qué moral se queja!!

Nnoono, si te digo que cada loco te comenta. Esa la de hitler, te apuesto que está a la expectativa de lo que comentan. (me pregunto si tendrá depilado el sapo como el bigotito de hitler. Esos locos, te digo que son raros.)

Rodrigo Solís dijo...

Wil: sí, son un amor mis lectores.

J dijo...

No mames como me he reído. A carcajadas. Buenísimo. Fantástico.

Rodrigo Solís dijo...

J: gracias, tus palabras hacen que haber tomado la decisión de ser escritor haya valido la pena.

Elizabeth dijo...

Ja, ja, ja, no te odió tu hermano por escribir esto?

Rodrigo Solís dijo...

Elizabeth: muy por el contrario, el sabe que es un enfermo.

Anónimo dijo...

Simplemente genial, sigue asi Rodrigo.

Fiera Rodriguez dijo...

recuerdame contarte de cuando me cague en los juegos del kinder en el teresiano, de cuando pari por el culo, y de la cagada mientras jugaba busca busca jajaja
guey amo a tu hermano lo pude visualizar totalmente recuerdo la 1ra vez que fui a tu casa el hablo de cagadas igual priceless.
me hiciste volver a llorar de risa, me babie, me duelen las costillas de tanto reir y no podia respirar bien :D

Media 3d2 (DF) dijo...

Publicado en:

http://media.3d2.com.mx/files/1232081304953636444.pdf

La Jornada (Nicaragua) dijo...

Publicado en:

http://www.lajornadanet.com/diario/opinion/2009/enero/22.html

Bendito Manicomio dijo...

Publicado en:

http://benditomanicomio.wordpress.com/2009/01/22/un-castigo-muy-original/

Infomelilla (España) dijo...

Publicado en:

http://www.infomelilla.com/noticias/index.php?accion=1&id=11856

Notivargas (Venezuela) dijo...

Publicado en:

http://notivargas.org/pildorita-de-la-felicidad/24412-un-castigo-muy-original--pildorita-de-la-felicidad.html

Analitica (Venezuela) dijo...

Publicado en:

http://www.analitica.com/va/sociedad/articulos/6269656.asp

La Jornada (Nicaragua) dijo...

Publicado en:

http://www.lajornadanet.com/diario/opinion/2011/abril/20.php

Extra de la Laguna (Coahuila) dijo...

Publicado en:

http://www.extradelalaguna.com.mx/pdf/extraportada.pdf

Por Esto! (Yucatán - Quintana Roo) dijo...

Publicado en:

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=84647