sábado, 7 de marzo de 2009

Vacaciones guiadas (PARTE II)


“Los viajes sólo son necesarios para las imaginaciones menguadas.”
- Sidonie Gabrielle Claudine Colete
             

Existe otro tipo de vacacionista que es cliente asiduo de las agencias engañabobos. El vacacionista extremo. Esta persona es alguien que, desde luego, jamás en su vida ha hecho algo extremo. Quizás lo más peligroso que haya hecho sea subirse a los camiones destartalados o las combis que viajan a 150 km/hr para llevarlo al trabajo. Fuera de eso es una persona común y corriente como tú o como yo. Sin embargo, eso no es impedimento para que un buen día (luego de un bombardeo publicitario), el tipo se diga “¿y por qué no?”.

Mochila en mano va a la agencia de viajes y se compra un boleto a África para acampar con los leones, o escalar el Kilimanjaro, o aventarse de paracaídas a una altura de mil millones de kilómetros desde un avión supersónico, o surfear sobre olas de 15 metros en las costas australianas infestadas de tiburones blancos, etcétera.

Si por obra de un milagro al infeliz le sobra vida para contarlo, te dirá que la experiencia valió cada uno de los miles de pesos que pagó (mismos que tendrá que pagar con sus respectivos intereses al banco), aún se haya orinado en los pantalones, llorado como un niño y rezado al santo de los osos grizzli para que no se lo merendaran en los bosques canadienses. Y no falta el otro tonto que le cree y se embarca en la aventura. Al fin y al cabo todos esos viajes extremos salen en la televisión, mismos que programan en un horario familiar, así que dan por un hecho que son muy seguros. Salvo aquello de: “Turista muere envenenado en la India por mordedura de cobra”. “Turista fallece de malaria en el Amazonas”. Noticias de ese estilo que aparecen de relleno en los noticieros cuando el mundo no tiene nada mejor que ofrecerle a los dueños de las cadenas televisivas que prefieren hacerse de la vista gorda en guerras subsidiadas por sus patrocinadores, o ignorar desfalcos y leyes monopólicas aprobadas en el Senado por políticos y empresarios que tienen acciones en las cadenas.

Viajar nada tiene de malo. El problema es cómo y a dónde. Incluso puedes viajar a una playa que esté a 15 minutos de casa y no faltará el imbécil que decida que ha llegado el momento de ser un hombre extremo. Entonces el sujeto decide aventarse del bungee. Nada como echarse un clavado desde varias decenas de metros de altura para vencer el miedo a las alturas.

“Peligro”, piensa el tipo, será de ahora en adelante su nombre de pila después del salto. Y nuestro campeón se avienta cual Tarzán. Cae a velocidades vertiginosas. El corazón se le paraliza. El viento contra su rostro le empaña los ojos. El suelo que segundos antes era una diminuta mancha gris ahora se ve inmensa a un palmo de sus narices. La liga que le sujetaba los tobillos, de encogerse y estirarse con tantos lances de gente extrema no soporta más y se revienta. El Tarzán queda despanzurrado en el pavimento.

-¡Oh, Dios mío, cómo pudo suceder! –exclaman sorprendidos algunos.

-Otro accidente en bungee –dicen en las noticias.

Básicamente esta es la peor clase de turista. O ni siquiera turista. Porque no hay que ser un viajero para cometer actos completamente descabellados. Los imbéciles están en todas partes gracias ha que han sido amaestrados por los reality shows que les han hecho creer que todos nacimos para ser unos ganadores, galanes, rebeldes, aventureros, temerarios, golfos, románticos, graciosos; en pocas palabras, unos chingones en toda la extensión de la palabra. Y ya ven que no, aunque la vida se les vaya de por medio para comprobarlo.

Actualización:



13 comentarios:

ésa que no soy yo dijo...

Jajajaja mi idea de adrenalina es caminar sola después de las nueve de la noche por uno de los callejones de la hermosa, turística y patrimonial cd en la que vivo. Los cholos de por aquí no tienen nada que pedirles a los tiburones blancos, así como tropezar con con las piedras flojas que se pretenden escalones en algunos tramos tampoco tiene nada que pedirle a una "accidente" de bungee.

No necesito viajar para arriesgar el pellejo!!!

Karate Pig dijo...

jeje
interesante punto de vista, me parece una forma chida de enfocar los motivos de viaje
la busqueda de estatus en la primera entrega

y en la segunda, la desesperada necesidad de adrenalina para "sentirse vivo".

pienso en dos ejemplos.
en el del estatuts tenemos el caso de Praga, que de unos 10 agnos para acá pasó de ser una ciudad culta, alegre y bohemia a ser un mega tianguis de souvenirs y comida mala carísima, atascada de turistas.
todo porque, de alguna manera, es muy "in" visitarla, con el único propósito de que, cuando salgan con su "acabo de ir a Paris, Londres, Madrid, Milan" uno contraataque con un "yo fui a Praga" y ser inmediatamente el más exótico-chic.

en el del exxtremo pienso invariablemente en un cuate super marxista, super izquierdoso, super liberal y buena onda pero que nunca ha trabajado y que hace berrinches y pucheros cada vez que papi le niega los 9000 varos que cuesta el fierro que necesita para subir cerros, claro por no hablar en lo que salen los zapatos especiales, pasajes, clases y el equipo, dinero que bien alcanzaría para alimentar un par de meses a los habitantes de 3 o 4 pueblos alrededor de dichos cerros. Si,sale caro "sentirse vivo".

toñito dijo...

Si, uno de los actos más estupidos que he hecho en mi vida es lanzarme al vacio amarrado de un liga, y no confomer con eso lo volví a hacer y hacer al grado de aprender hasta hacer piruetas mientras caigo, jaja, si, lo se, soy un idiota y lo seguiria siendo...

Rodrigo Solís dijo...

Ésa que no soy yo: entonces fue una buena idea el no salir más allá de cuadra y media de mi hotel cuando fui a Guanajuato.

Karate Pig: muy buenos ejemplos mi estimado.

Toñito: no necesariamente eres un estúpido, igual y es tu naturaleza ser arriesgado. El problema es que son contados los arriesgados de corazón.

Lus dijo...

Yo sobreviví para contarlo... aunque de no hacerlo seguro la noticia seria turista y delfín muertos en accidente de bungee

Rodrigo Solís dijo...

Lus: es la primera vez que escucho que una mujer se avienta junto con un delfín del bungee. Tienes que mandarme fotos.

La Jornada (Nicaragua) dijo...

Publicado en:

http://www.lajornadanet.com/diario/opinion/2008/abril/080408-1.html

El Maseual (Morelos) dijo...

Publicado en:

http://www.maseual.com.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=1525&Itemid=1

La Jornada (Nicaragua) dijo...

Publicado en:

http://www.lajornadanet.com/diario/opinion/2010/agosto/4.html

Analitica (Venezuela) dijo...

Publicado en:

http://www.analitica.com/va/sociedad/articulos/4783207.asp

La Tarde (Ecuador) dijo...

Publicado en:

http://www.latarde.com.ec/4019-Vacaciones+guiadas+(II+parte).html

Por Esto (Yucatán) dijo...

Publicado en:

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=36202

MILENIO NOVEDADES (Yucatán) dijo...

Publicado en:

MILENIO NOVEDADES 6 ABR 08