miércoles, 29 de octubre de 2008

Nos hacemos tontos


El mal uso de las drogas no es una enfermedad. Es una decisión, como pararte enfrente de un coche en movimiento. Podrás llamarlo un error de juicio.”
- Phillip K. Dick


Cuando uno ve que su presidente es un tipo chaparrito como un Pitufo, de escasa cabellera y que porta lentes de nerd, uno piensa, bueno, entre éste y cualquiera de los otros cuatro personajes bizarros que estuvieron en su momento contendiendo a la presidencia del país, me quedo con el chaparrito. Pero cuando nuestro menudo personaje se pone la banda presidencial (la cual al parecer tiene la cualidad estrambótica de volver loco a quien la porta por seis años) y se convierte oficialmente en nuestro presidente, y decide como primera medida de su mandato declararle la guerra al narcotráfico, a uno inevitablemente le entran las dudas postelectorales, igual y hubiera sido mejor regresar a la dictadura que nos calló la bocaza durante más de setenta años, o hubiera sido preferible elegir a una izquierda roñosa y populista.

Y es que, ¿de cuándo a acá es nuestra prioridad combatir al narco? Quizás si nuestro actual presidente en su campaña presidencial nos hubiera dicho que el punto número uno de su agenda era enfrascarse en una carnicería contra los narcotraficantes igual y no votábamos por él; igual y sí, pero por Dios, ¿cómo se van a sentir intimidados los malosos que distribuyen la droga si su presidente (porque créalo o no, también es su presidente) les declara un duelo a muerte disfrazado con una chamarra del ejercito que le queda gigante? Que yo sepa, el único nerd cuatro ojos que ha podido llegar realmente a intimidar a gente perversa y malvada es Harry Potter, y eso porque Harry es un mago, vive en un mundo de fantasía y jamás salió a un combate a muerte con una túnica tres tallas más grande.

¿Saben cómo se acabaría el consumo de drogas en México? Palabra que no es como cree nuestro presidente. No. Él cree, o eso nos está haciendo hacer creer que cree, que con su guerra y una estela interminable de cadáveres, hará valer el viejo y popular dicho: “Matando al perro se acaba la rabia”. Pero se equivoca. El problema del consumo de drogas en México se soluciona no consumiéndolas.

Claro, muchos pegarán el grito en el cielo asegurando que es una locura, pero miren, si nos dejáramos de hacer tontos, que nos encanta hacernos y pareciera que ese es el deporte nacional de este país, las cosas serían muy diferentes. Es decir, tenemos dos caminos. El primero de ellos es el de dejar de consumir drogas partiendo de la educación. Esa palabra que a los políticos parece sentarles tan mal como a Superman la kryptonita.

Si realmente nos dejáramos de hacer tontos nos percataríamos de que nuestros retoños al regresar a casa por las noches tienen las pupilas dilatadas no precisamente por estar frente a la pantalla del cine tres horas viendo a los Piratas del Caribe. O tal vez nos diéramos cuenta de que ciertas casas en nuestra propia colonia todos los días recibe a ciertos visitantes que solamente se detienen un par de minutos y se marchan. O quizás si no estuviéramos tan embrutecidos y embelesados contemplando el nuevo idilio carnal en el que se han enfrascado las putizorras de las telenovelas nos daríamos cuenta de que nuestra propia casa es a donde ciertos visitantes llegan un par de minutos y se marchan, mientras nuestros lindos querubines con celular en mano y block de notas en la otra van tomando nota de ciertos pedidos como pueden ser dos camisetas del Real Madrid, dos camisetas de la Selección Mexicana, etcétera, etcétera.

¿Acaso nuestras pequeñas criaturitas han montado una tienda de deportes? Seguro que sí, por eso siempre cargan dinero en los bolsillos a pesar de no dar un golpe en la vida. Les digo, es más fácil hacernos tontos. Y es que, ¿cómo pretendemos que nuestros jóvenes (esos jóvenes que durante tantos años nuestros políticos cacarearon eran el futuro de este país) no consuman drogas (o la distribuyan) para mitigar esa tremenda soledad y desasosiego en el que crecieron, donde sus grandes maestros fueron la televisión, las revistas de cotilleo y el Internet? Esos mismos jóvenes analfabetos (muy a pesar de que su certificado diga que aprobaron la preparatoria) a los que en su vida les presentaron un libro, una obra de teatro, una pintura… Luego entonces no nos debería extrañar que su único motivo en la vida sea emular a Paris Hilton, Lindsay Lohan y Britney Spears (mis queridos jinetes del Apocalipsis), mismas que están en todas partes siendo el modelo a seguir, drogadas, estrellando automóviles, intentando suicidarse, encerradas en una clínica de rehabilitación o recluidas en la cárcel.

El otro camino que nos queda, el cual considero por sentido común es el más viable, pues la guerra está más que perdida en eso de querer educar ahora a esos jóvenes que durante tantos años nunca fueron educados como era debido, enseñándoles por ejemplo que una película de Woody Allen o un libro de Harry Potter son más divertidos que una tacha o un ácido, es la legalización de las drogas.

El que quiera envenenarse que se envenene, y el que no quiera pues que no lo haga. Una persona bien educada, formada con un criterio amplio y armado con el sentido común desde luego que estará tentado a ir a la farmacia de su colonia con sus amiguitos a comprar unas buenas rayas de coca, pero su misma formación intelectual le hará ver que su nuevo pasatiempo es divertido, pero una diversión que le costará la vida tarde o temprano si es que decide meterse rayas con la misma frecuencia que sus tías ven las telenovelas. Es ahí cuando una persona puede apartarse de las drogas o consumirlas esporádicamente si es que cierta situación o evento lo amerita, o qué diablos, consumirlas con moderación, pues ¿acaso no dicen eso en los anuncios de cerveza, que se tome con medida, en letras bien chiquititas y transparentes en el rincón más oculto? Y no me digan que el alcohol no es una droga, porque ya vimos lo lindo e interesante que se puso el mundo cuando prohibieron la venta de alcohol. Si no, pregúntenle a las mafias cómo se hincharon de billetes los bolsillos al tiempo que se descuartizaban con la policía.

Si legalizaran las drogas (todas las drogas) nos evitaríamos tantas muertes inocentes y no tan inocentes. En vez de ver en los noticiarios los reportajes sangrientos de cómo se acribillan policías, soldados y narcotraficantes, veríamos los anuncios que patrocinan a esos noticieros diciendo:


“Cocaína Pfizer, nunca es tarde para redescubrir el sentido de la vida”.

“Tachas efervescentes Bayer, alivio a tu soledad casi instantáneo”.

“Marihuana del Doctor Simi, a mitad de precio por el mismo efecto”.


Incluso estas grandes farmacéuticas podrían patrocinar a la Selección Mexicana de fútbol, y el Kikín Fonseca tendría nuevamente la oportunidad de salir en los anuncios de la televisión así como cuando lo hizo en las elecciones presidenciales azuzando a los votantes futboleros para que votaran por nuestro actual mandatario, anunciando algo como lo siguiente:


“Ácidos XL3, con ácidos XL3, adiós al aburrimiento en un dos por tres”.


¿A poco no sería genial?, ¿a poco no es más fácil hacernos tontos, saltarnos la primera página de los periódicos donde todos los días aparecen las fotografías de gente masacrada por esta estúpida guerra contra el narcotráfico e irnos a la sección de sociales o de deportes donde aparece la foto de alguna estrella de la farándula o del fútbol (que para el caso viene a ser lo mismo) ensanchando la sonrisa, antes que sentarnos junto a nuestros hijos y emprender ese tortuoso calvario que es educarlos como es debido?  

A que sí. Les digo, nos hacemos tontos. ¿Verdad, Felipe?

Actualización:                  





Y contando.

9 comentarios:

Rodrigo Solís dijo...

Este escrito a pesar de ser añejo no deja de ser actual. Muy actual.

Gabriela dijo...

Hasta el último parrafo me di cuenta que era un escrito antiguo, la vdd si es muy actual, pero pues que se podrá hacer, ni se va a legalizar porque es buen negocio,ni se van a dejar de consumir, todo va a seguir igual, porque matan a uno y salen 3 mas, asi que esta canijo...
Ayer o antier no recuerdo bien salió que unos policías recibían hasta 450 mil dolares por dar información de retenes y movimientos de la policía, y que puedes hacer contra eso, cualquiera cae, mas si les pagan mal, es demasiada lana en juego...

Ojala un día todo se legalice digo se vale soñar...Porque de repente si hay ocasiones que ameritan un toque jaja

Rodrigo Solís dijo...

Gabriela: ¿450 mil dólares? Igual y cierro este blog y me enlisto en la policía. Soy de moral ligera, no tengo problema en que la droga llegue sana y salva al hogar de la gente que quiera consumirla.

Ernesto dijo...

Tienes toda la razon. Pero Si legalizan la droga, nos convertiriamos en amsterdam, pais lleno de drogas, putas, borrachos y drogadictos, donde los paises cercanos nos usarian solo para eso, imaginate, si ya los gringos, vienen a mexico a "mamarse" y "jugarsela" en frente de todos aqui en mexico solo por el alcohol, legalizas la droga y ok, numero 1. no hay mas narcos no hay mafia, pero hay mas drogadictos, porque creo yo que si el alcohol no fuera legal, yo no tomaria ni un trago (y lo digo porque casi nunca tomo), pero como es legal, pues me puedo hechar un trago de vez en cuando, y si me puedo hechar un churro de vez en cuando sin broncas? no crees que mas gente lo "probaria"??, 2. Preguntale a tu mama (con todo el respeto que se merece) que opina de que se legalice la droga??, va a gritar y decir que seria una locura. 3. Legalizada lo unico realmente bueno que traeria es que "se pagarian impuestos por ella" es decir que si ahora el gobierno se mete un chiiiioorro de dinero por las drogas,ahora minimo lo tendrian que "declarar" no seria para algunas manos.
En cuanto a lo de la educacion... TIENES TOOOOODA LA RAZON... a lo mejor no em drogo y no me emborracho, porque mi mama me hacia entrar a su cuarto darle un beso y decirle ya llegue sea la hora que sea... pero si tu mama estas jodida y derrepente tu hijo quien sabe como te saca de pobre... te da de comer... no te pide dinero, te compro tu TELE nueva para ver las novelas... en serio estas MAAAAL economicamente... no crees que se harian de la vista gorda?
Ahora que las que ven que su hijo llega hasta el moco, o esta hecho un pentonto todo el tiempo... (hablando de los que se drogan y no los que solo la venden) PUES QUE BRUTAS Y BRUTOS PAPAS... no produce y aparte gasta...

Lo de la educacion tienes toda la razon... eso siempre ha sido clave en este mundo, pero al gobierno no le interesa mucho, por no decir no le interesa nada.

Rodrigo Solís dijo...

Ernesto: 1. Ya estoy bastante grandecito para decidir si me meto droga o no. De todas maneras, esté o no legalizada, me puedo drogar si así lo deseo. Ve a la disco o a la esquina de tu casa y ya verás que fácil consigues droga. 2. Me tiene sin cuidado lo que piense mi mamá. 3. Diste en el blanco, precisamente por eso hay que legalizarla.
Un abrazo.

Sin Calumnia (Campeche) dijo...

Publicado en:

http://sincalumnia.blogspot.com/2007/06/nos-hacemos-tontos.html

Maseual (Morelos) dijo...

Publicado en:

http://www.maseual.com.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=1950&Itemid=1

La opinión (Argentina) dijo...

Publicado en:

http://www.laopinion-rafaela.com.ar/opinion/2010/10/20/c0a2001.php

Por Esto! (Yucatán) dijo...

Publicado en:

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=71538