jueves, 4 de septiembre de 2008

Manual para ser una verga


“Ser natural es la más difícil de las poses.”
- Oscar Wilde.


Llegó el punto en el que estar en una fiesta me hace sentir igual que a mi abuelo cascarrabias cuando en las reuniones familiares se veía rodeado por todos sus nietos enfundados en camisetas negras con estampados de grupos metaleros de los 80´s y hablando con un léxico del cual se desprendían tres insultos de cada cuatro palabras proferidas.

More...Admito que antes en las fiestas me sentía peor y más en fuera de lugar: un pingüino en un garaje, como decía una canción de Sabina. Ni beber la mitad de la cava del bar me hacía sentir mejor, es decir, mi organismo era inmune al efecto del alcohol de convertir en personas agradables a los sujetos que me rodeaban. “Radical”, esa fue la palabra que utilizó un día una amiga para calificarme. “En esta vida hay que ser político y tolerante”, me dijo en una fiesta otro buen amigo. La verdad es que a los comentarios venidos de amigos de verdad, de los que sabes se jugarían el pellejo por ti, lo menos que puedes hacer es tenerlos en cuenta, al fin y al cabo, por algo te han dicho lo que han dicho.

Dicen que ningún hombre es una isla, entonces no queda más remedio que ser un archipiélago. Desempolvo la mejor actitud que encuentro y, enfundado en una sonrisa falsa, me lanzo con sobreactuada alegría a las fiestas, previos tragos encima para matizar mejor el asunto, desde luego. Debo admitir que ya no me la paso tan mal. Llega un punto en la vida –tal vez sea la madurez- en el que debes elegir un rol: actor o espectador. Lo mío es, en definitiva, las butacas. Sin embargo, hoy día casi todos quieren ser actores y, por si fuera poco, intérpretes del papel protagónico, muy a pesar de lo que sus genes han determinado.

Si de algo sirven estas letras a las personas que leen cada semana esta columna, ahora más que nunca abran bien los ojos, porque lo que voy a contarles igual y les facilita ese rollo de cuajar en esta sociedad moderna de todos somos amigos, hasta que dejes de servirme.

Adán, macho, hombre, perteneciente al género masculino. Regla de oro e indispensable para tener éxito en las fiestas: declárate metrosexual. Esto quiere decir, vestir, actuar y comportarte como un maricón, o sea, corre por los mocasines y el cinturón blanco, la playera Lacoste color pastel -de preferencia rosa-, y los jeans raídos (de fábrica). No olvides llevar el cabello escrupulosamente despeinado, no importa que te estés quedando calvo de tanto usar gel; hay sacrificios que reditúan en beneficios que valen la pena.

Cubierta la fachada, ahora vienen las habilidades que debes manejar con certificación ISO9000.

Habilidad 1: Transpirar una seguridad en ti mismo completamente falsa.

Habilidad 2: Sobrellevar cualquier tipo de platica absurda hasta el infinito, o sea, sobre celulares, autos, y las mil novias y amantes que te has llevado a la cama, y desde luego, la que piensas agregar a tu currículo de playboy esta noche, no importa que sea la ex novia de tu mejor amigo.

Habilidad 3: Estar convencido de que nunca estás haciendo el ridículo, no importa que bailes como epiléptico en la pista cuando toquen la música techno, psycho, chillout, chillin o como chingados se llame.

Habilidad 4: Decirle a todo el mundo que son como los hermanos que nunca tuviste, aún tengas hermanos de sangre a los cuales no dudarías en vender por una pizca de popularidad.

Habilidad 5: Creer con fe ciega que todas las mujeres son unas putas.

Habilidad 6: Fingir que no te importa que tu ex novia se acueste con tus amigos.

Habilidad 7: Manejar un léxico donde la palabra “wey” aparezca cada dos segundos.

Habilidad 8: Pintar en el rostro una sonrisa Colgate indeleble.

Habilidad 9: Comportarte como si tuvieras una única neurona en el cerebro.

Habilidad 10: Siempre aparentar más de lo que eres en realidad.

Si eres capaz de seguir al pie de la letra estos facilísimos pasos, felicidades, ya eres uno de los tantos actores principales de las obras teatrales mejor conocidas como fiestas de sábado por la noche, lo cual te hará acreedor ipso facto al titulo de ser “una verga”. Imposible que las chicas dejen ir a dormir solo esta noche a un tipo tan pendejo y tan verga como tú.

4 comentarios:

Rodrigo Solís dijo...

Este escrito es de hace algunos años, mismo que por desgracia, un amigo influyente al cual aprecio y quiero mucho, malinterpretó creyendo que hacía alusión a sus amigos influyentes (incluso a él mismo). Debo admitir que sus sospechas estaban bien fundamentadas ya que el escrito lo publiqué unos días después de una de sus fiestas de cumpleaños (o algo por el estilo), así que comprendo que se cagara en las patas al leerlo y que cortésmente me dejara de invitar a sus fiestas por un tiempo. Ahora estamos en paz y cada cual sigue dedicándose a lo suyo. Por fortuna.

P.D. Supongo que este escrito aún sigue vigente.

Marit dijo...

fijate q me gusta mas esta pildorita lado b
como q la otra ya se hizo demasiado comercial jaja
no se, siento que hasta con jm y don perro estaba bien el asunto, la verdad es que no tengo nada contra wil pero como q no me late del todo su estilo (y se q va a odiar x decirlo)pero creo q la pildorita siempre debiste ser tu y solo tu (jajaja asi o mas fan)
en verdad, les paso como al real madrid
en fin, creo q me cambio a esta pildorita,
saluditos

Rodrigo Solís dijo...

Querida Marit, me alegra saber que te gustó este nuevo blog. En cuanto a Pildorita de la Felicidad creo que cuatro mosqueteros (en realidad son 5) son mejor que uno, digo, siempre es bueno tener a tus mejores amigos cuidándote la espalda de cualquier cuchillada por la espalda.

jebriel.oz dijo...

jajajjaajajaja...