viernes, 26 de diciembre de 2008

Locas fiestas


“La demencia en el individuo es algo raro; en los grupos, en los partidos, en los pueblos, en las épocas, es la regla.”
- Friedrich Nietzsche



Navidad es la temporada perfecta para deschavetarnos. Para prueba de ello, pondré el primer ejemplo que se me viene a la cabeza, uno muy universal (meto las manos al fuego te habrá ocurrido el día 24), es decir, los mensajes al celular. “Que en esta época de amor, el niño Jesús bendiga a toda tu familia. Juan Pérez”. “Fulanito de Tal le desea en esta Navidad paz y amor”. Sin duda, ternuras de mensajes. El problema es que Juan Pérez y Fulanito de Tal son tus amigos más soeces de cantina; personajes de léxico piratesco y de dudosa reputación que nunca sospechaste te hablarían de usted y menos que profesarían el amor y la religión católica de manera tan melosa. También ocurre el caso (y éste es todavía más desquiciado que el anterior), en que Juan Pérez y Fulanito de Tal son unos perfectos extraños de no ser porque son amigos de los amigos de tus amigos de cantina o de burdel que en un arrebato de camaradería (producto de ingerir cantidades groseras de alcohol) intercambiaron números de celulares prometiéndose llamar unos a los otros para salir algún día, cita que desde luego jamás ocurrió, y es hasta el día 24 y/o 31 de diciembre cuando Juan Pérez o Fulanito de Tal aparecen nuevamente en tu vida diciéndote lindezas como “En esta Navidad y Año Nuevo, que el niño Dios haga realidad todos tus deseos y sueños iluminando tu hogar con alegrías y dichas”.

More...Al trigésimo cuarto mensaje navideño de tus amigos y de los amigos de tus amigos comprendes dos verdades: uno, sus mensajes ausentes de faltas ortográficas y rebosantes de ñoñés fueron copiados de alguna página de Internet de frases cristianas, ñoñas y navideñas; dos, Carlos Slim es y seguirá siendo el hombre más rico del mundo.

Otro tipo de locura propia de esta temporada la encontramos en los comerciales que transmiten en la televisión. En México nieva en escasísimos lugares, y allí la nieve sólo significa una cosa para sus paupérrimos habitantes: tragedia. Sin embargo en los comerciales ocurre todo lo contrario: modelos muy bien peinados y acicalados aparecen deseándote felices fiestas desde lujosos departamentos minimalistas con grandes ventanas donde puede verse como caen hermosos copos de nieve muy navideños y mexicanos.

La decoración de las casas (por dentro y por fuera) es otro punto que acentúa la locura en estas fechas. Es difícil aceptarlo, pero por un segundo seamos objetivos y repasemos nuestra demencia: un pino (natural o artificial), muñecos de nieve y caramelos inflables, foquitos multicolores (con villancicos incluidos), un nacimiento con figurillas humanas y animales de cerámica, etcétera y mil chiflados etcéteras. Una decoración de este tipo sólo podría ocurrir en la mente de tres personas: en la mente de un desquiciado (o asesino serial), en la de Pee-wee Herman o en la de una persona que para salir a la calle se viste de la siguiente manera: impermeable de bombero; en la cabeza, un casco de constructor; amarrado al cuello, un estetoscopio; en una mano, una manopla de beisbolista; en la otra mano, un guante largo y rosado como los de Marilyn Monroe con la cual sujeta un paraguas con un enorme carrusel en la cresta; en los pies, unos calcetines multicolores de Punky Brewster adornados con unos patines (de hockey); y para cubrir sus partes nobles, una elegante falda escocesa.

Esta locura colectiva que asimilamos y aplaudimos y disfrutamos de muy buena manera (y la cual es irreversible), creo yo tiene sus orígenes en nuestra niñez, cuando nuestros padres nos sobornaban y controlaban para que nos portásemos bien en casa y sacáramos buenas notas en el colegio prometiéndonos que una vez al año un viejo gordo y ario de cabellera y barba larga y cana disfrazado en terciopelo rojo vendría desde el lejano Polo Norte en un trineo tirado por unos renos voladores (comandado por un reno de nariz roja brillante) para entrar por la chimenea de casa (sin importar que en México el único lugar donde existen las chimeneas sea en las fabricas que contaminan las ciudades) y dejarnos todos los regalos que nuestra imaginación y la fuerza de nuestra mano pudiera redactar en una carta.

Si esto no es una locura, quisiera saber yo qué es.



17 comentarios:

Rodrigo Solís dijo...

Algunos comentarios:

ESA QUE NO SOY YO dijo...
Moraleja: Deja de darle tu número de celular a perfectos desconocidos en las cantinas, no veas tanta televisión y por favor sino crees en Santa Claus no te sorprenda que no te haya traido nada esta navidad.
Un saludo desde Guarrajuato.
Atte: La pseudo actriz que se sacó las costillas para parecerse a Thalía o algo así, ya no me acuerdo había demasiada chela de por medio (y chela de la Dama que quien sabe si de neta sea chela).
31 de diciembre de 2007 10:28 AM

Malena dijo...
Ay Rodrigo!!! verdaderamente eres el Grinch hecho hombre, jajjaja... y yo ke te iba a mandar un maj de felicitacion, peor ya ves contigo nada se sabe... nos vemos pronto eh'? TENEMOS UN CAFE PENDIENTE...AH.... FELIZ AÑO Y QUE EL NIÑO DIOS TE BENDIGA A TI Y A TODA TU FAMILIA!!! JAJAJAJJAJA
31 de diciembre de 2007 02:43 PM

gaby dijo...
Todos estos disparates de temporada dan buen material que comentar aquí. Este es un día como cualquier otro con la diferencia de que a casi todos les sale lo hipócrita y desperdician comida, provocan accidentes por lo borrachos que se ponen y la cadena de miseria se expande.
A por poco se me olvida comentar, hablando de Slim, ya tendrá competencia (se acepta cualquiera que venga) con eso del triple paquete.
Y es ése mi deseo: que el 2008 nos traiga mas competencia en telecomunicaciones y no seamos esclavos del Slim y su bandada.
31 de diciembre de 2007 04:08 PM

benito juarez dijo...
Yo hubiera estado feliz si santa hubiese existido en mi época para uqe llevara aunque sea un cacho de carbón, hay mucho frío en guelatao.
El respeto al derecho ajeno es la paz.
Saludos, Bomberito.
4 de enero de 2008 08:59 AM

Anónimo dijo...
¡Tienes razón! ¿Si no esto, qué?
Luz
7 de enero de 2008 07:01 PM

Anónimo dijo...
Hola Rodrigo:
FELIZ AÑO
Hace rato que quería decirle que sus textos tienen la virtud de sacarme de la rutina de provincia tan carcelera del humor negro que ud. maneja con maestría, MUCHAS GRACIAS...
Desde la mar del sur le envío un abrazo fraternal
Mariángel.
7 de enero de 2008 07:05 PM

Anónimo dijo...
Si, todo eso es cierto, pero omites otra de las plagas que como langostas, ladillas o chinchulines (no se que sean chinchulines pero me imagino que igual producen una intensa comezón en los huevos), invaden nuestras calles, nuestras casas y nuestras pantallas: me refiero a los imeils (¡la puta que los parió!) esos que con una melosa musiquita de fondo que bien puede ser yesterdey interpretado por un coro de mierda o el tema de Nadia, de pronto te disparan fotos técnicamente maravillosas de rosas rojas exudando como perlas o lágrimas sus gotitas de rocío; rosas con espinas y petalos aterciopelados como para que no olvides "que la moneda de la vida tiene dos caras y que el dolor y la felicidad son la materia de la que se forja el corazón y la voluntad de los grandes hombres" como kenedy, George Bush y otros grandes libertadores del alma de la humanidad. (que el niñito Dios tenga a bien refundirlos en el culo del averno).
Frases de aliento que te recomiendan nunca olvidar que fuiste niño, que algún día serás anciano y que debes amar y respetar a tu mamacita como si algún día hubiera consultado tu parecer frente al hecho de traerte a esta vida.
Fotos de Einstain, Aristóteles (Aristónteles) Platon, Pablo Neruda, Stephen Hawking, Pasteur, Emilio Azcárraga, Carlos Slim, Raúl Velasco, Don Francisco, seguidas de fracesitas que se van construyendo una a una cada letra, cada palabra en un magistral pogüer point, llamado a sacarte las más sinceras lágrimas que hayas derramado en tu vida.
Niñitos pobres con moscas en la cara, negritos discriminados, mujeres embarazadas doblemente hambrientas que te mueven a la caridad para que luego te vallas a votar por el PAN y las manos limpias del Señor presidente y la vocación magisterial de Elba Ester.
En fin que yo he pasado unas deliciosas fiestas con mi mujer y mis dos hijos, (reunirlos es tan dificil como el álgebra), escuchando (pues si, yo también tengo espíritu navideño) a Haendel, Bach, Schubert (el Winterreise que no es necesariamente navideño pero que le va muy bien a este clima meridano que por efecto de del cambio global ha desendido hasta 24 grados)
Te deseo lo mejor y espero este año seguir recibiendo tus envíos
Felipe
7 de enero de 2008 07:07 PM

Anónimo dijo...
me gusta leer tus historias.
Ari
7 de enero de 2008 07:07 PM

Anónimo dijo...
Hola Rodrigo, todos tus correos los leo y me parecen muy acertados,,,,,pero este de la Navidad es el mas acertado te felicito.
Pilar
7 de enero de 2008 07:08 PM

Serg dijo...

Lo bonito es ser un demente y admitirlo, dejar el pino en la sala por lo menos un día más que el año anterior (por ahí de mayo será en esta ocasión), y lo mejor es que se ve más loco todo seco y lleno de luces...Feliz Navidad y si gustan ir a mi casa en Mayo a ver la jeta que pone el de la basura cuando hasta esos días saco el árbol, bien venidos...

Rodrigo Solís dijo...

Serg: si tienes caguamas bien frías en tu casa, con gusto nos presentamos en Mayo.

Eduardo Huchin dijo...

Lo que más me da risa de la navidad es el ejército de señores que desprecian a Santaclós por ser un cocacolero y obeso "extranjero" que invade nuestras tradiciones mexicanas.
Hasta donde sé Jesús no es que haya nacido en Guelatao, ¿o sí?

doña tere dijo...

Una locua colectiva de lo mas extraño, estas dichosas fiestas decembrinas.

Tan solo al salir a la calle la gente en marabunta se desparrama deeperadamente para gastar su aguinaldito y tener una navidad y un año nuevo como de catálogo de tienda.

Rodrigo felicidades por el blog es muy bueno.

saludos

Indira BRoca dijo...

es curioso, rodrigo, hace un par de meses huiera coincidido perfectamente con tu post, sobretodo en cuanto a los mensajes de amigos de los amigos de la cantina, pero despues de haber pasado la primera nevidad en varios años con mi familia, maldición, para ser atea dejo mucho que desear, este año me di cuenta del otro lado de esta moneda, de la capacidad de volver a la infancia.
Sí, puse arbolito y nacimiento, el mero 24, escribí la carta a santa junto con mi hija, me maté haciendo cena para 10 y que hoy aun podamos comer pierna, durante más de 6 horas! me embriagué contando chistes y anéctodatas de esas que tu madre cuenta cuando llegan los amigos y te hacen querer matarla.
Maldición, el grinch en mi ha muerto.
y otra cosa:
Feliz navidad, feliz año nuevo,
feliz hanuka, Feliz dia de reyes
y que coño, feliz cumpleaños, aunque no tenga idea de cuando es...
jajajajajajajaja

Rodrigo Solís dijo...

Eduardo: toda la razón del mundo. Te voy a robar tu argumento.

Doña Tere: muchas gracias. Un beso grande.

Indira: igualmente. Feliz navidad, etcétera. Desde que tengo sobrinos ya no me sale muy bien el papel del Grinch.

Gabriela dijo...

Es la locura total, sin recordar a los autos con cuernos de reno, eso ya es mas que locura jaja

Infomelilla (España) dijo...

Publicado en:

http://www.infomelilla.com/noticias/index.php?accion=1&id=6441

Peru.com dijo...

Publicado en:

http://pildoritadelafelicidad.blogs.peru.com/2008/01/11/locas-fiestas/

MILENIO NOVEDADES (Yucatán) dijo...

Publicado en:

MILENIO NOVEDADES 23 DIC 07

Notivargas (Venezuela) dijo...

Publicado en:

http://www.notivargas.org/pildorita-de-la-felicidad/18912-locas-fiestas--pildorita-de-la-felicidad-por-rodrigo-solis.html

La Jornada (Nicaragua) dijo...

Publicado en:

http://www.lajornadanet.com/diario/opinion/2010/diciembre/23.html

Maseual (Morelos) dijo...

Publicado en:

http://www.maseual.com.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=2473

Por Esto! (Yucatán - Quintana Roo) dijo...

Publicado en:

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=33&idTitulo=61725

Extra de la Laguna (Coahuila) dijo...

Publicado en:

http://www.extradelalaguna.com.mx/pdf/extraportada.pdf

Analítica (Venezuela) dijo...

Publicado en:

http://www.analitica.com/va/sociedad/articulos/8034650.asp